www.congreso-derechos-humanos-valladolid.es/  
   
   

 

 

 

HUMAN RIGHTS

 

 

 

HUMAN RIGHTS

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

   
 

 

   
 

•  JUSTIFICACIONES SOBRE UN CENTENARIO

En el año 2006 celebramos el Centenario de la Muerte de Cristóbal Colón (Valladolid, 20 de mayo de 1506).

La Junta de Castilla y León, a través de la Consejería de Cultura y Turismo -Dirección General de Promoción e Instituciones Culturales-, pretende realizar debidamente tal acontecimiento.

Entre otros actos conmemorativos, se ha elegido la celebración de un gran Congreso sobre los Derechos Humanos, con repercusión internacional. Se inscribe también en el marco de la nueva Constitución Europea y en los cambios producidos en el seno de las Naciones Unidas con la constitución del nuevo Consejo General sobre Derechos Humanos.

El recuerdo de la muerte en Valladolid del descubridor del nuevo mundo, debe, por tanto, implicar no sólo a nuestra memoria histórica sino también, y fundamentalmente, a nuestra voluntad e imaginación para la construcción del tiempo futuro.

No puede convertirse en un ejercicio de "vuelta atrás" en el tiempo, ni tampoco en un mero recital anecdótico. Mucho menos se pretende que dicho evento, la conmemoración de la muerte del gran descubridor, se erija en un elemento de autocomplacencia poética, de ribetes localistas y empobrecedores, al sol de las glorias pasadas.

La Junta de Castilla y León, a través de su Dirección General de Promoción e Instituciones Culturales, pretende aprovechar el tirón histórico de tal acontecimiento, como una ocasión privilegiada que se ha de justificar y sustentar por:

. Nuestra osadía para descubrir mejor el nuevo mundo que nos toca vivir en esta época, verdaderamente histórica.

. Nuestra capacidad para abordar los nuevos retos que este "Nuevo Orden Mundial " plantea y las interrogantes que nos acechan.

. El rigor en el planteamiento, y el dinamismo que debe traslucir toda actuación de carácter político e institucional, cuando se trata de empujar la historia colectiva.

. Nuestra clarividencia para hacer que 2006 se convierta en un año que, pleno de modernidad, ilumine la trayectoria de los próximos siglos en el mundo nuevo que intentamos alumbrar en medio de tantas convulsiones.

•  CELEBRAR LOS DERECHOS HUMANOS

Con estas premisas sobre la comprensión de lo que se pretende alcanzar con este Congreso Internacional sobre los Derechos Humanos, el Centenario de la Muerte del Almirante, debe convertirse en un acontecimiento de prolongación de lo mejor de su vida: una apuesta por las causas plenas de futuro, y especialmente por las que tengan resonancias más rigurosas y enriquecedoras de la a ventura colectiva humana. ¿qué son, si no, los Derechos Universales del Hombre?.

En consecuencia, no debe ser un evento nacido de la nostalgia y los lugares comunes de fastos, normalmente tópicos. Debemos huir de la retórica y hacer de nuestra memoria un esfuerzo generoso, lo más colectivo y universal posible, para descubrir de nuevo la Tierra, habitada por hombres. Más que una mirada hacia atrás, nuestra conmemoración será un golpe de remo en el océano del siglo XXI, que nos abra la puerta de los grandes encuentros: Oriente y Occidente, Norte y Sur.

•  ¿POR QUÉ UN CONGRESO SOBRE DERECHOS HUMANOS?

A la gesta del Descubrimiento y a la figura del Almirante, van ineludiblemente ligados otros personajes, otros lugares, otros acontecimientos que dan sentido pleno a la esencia, y no sólo a la anécdota, de lo que fue la vida y la muerte del Cristóbal Colón en Valladolid.

Valladolid, Salamanca, Burgos. guardan trazas de Colón en su peregrinaje vital.

Bartolomé de las Casas, escuchó ensimismado la historia de los indios misteriosos que su padre, acompañante de Colón en sus viajes, le describía y le descubría.

La Reina Isabel, Francisco de Victoria, y otros muchos Castellanoleoneses, viven el desasosiego de la conquista, de las guerras invasivas, de la verdadera humanidad de estos indios, que conmueven los cimientos políticos, morales, religiosos y aún económicos. ¿Quiénes son estos seres aparecidos tras el océano, que provocan tales dudas al hombre civilizado y conquistador?.

Algo sabe Valladolid de las controversias que esos indios producen en el Rey, la Corte, teólogos y banqueros. También ellos intentaban promover el "Nuevo Orden Mundial" .

En todo caso, las hazañas, la vida y la muerte de Colón, son el pórtico a los interrogantes que la humanidad emergente de la Edad Media se plantea ante el mundo que amanece a la modernidad.

¿Qué es el hombre? ¿Cuáles son sus límites? ¿Qué es una nación? ¿Todos somos iguales o hay seres superiores y seres humanos inferiores? ¿Y los esclavos? ¿Los negros y los indios tienen alma?

En este contexto debe entenderse la perfecta adecuación entre el acto conmemorativo de la muerte de Cristóbal Colón y el que en Valladolid, quinientos años más tarde, sigamos profundizando sobre estas cuestiones, más que nunca modernas.

Los Derechos Humanos, su vigencia, su tortuoso cumplimiento y sus portentosas lagunas, lo que suponen de avance colectivo, lo que resultan de sarcásticos al escuchar diariamente los noticiarios, o leer los periódicos en cualquiera de sus páginas.

No se trata de elaborar un discurso filosófico moral especulativo, sino enfrentarnos a ellos en un debate civilizado y vigoroso entre expertos, grupos sociales, instituciones y organizaciones sociales.

Un debate que no debe ceñirse a brillantes exposiciones y cálidas conclusiones de tres días de Congreso. Debe ser un debate lo más amplio y universal posible. Se construirá desde todas las instancias más afectadas o más responsables en materia de cumplimiento de los Derechos Humanos. Deberá concretarse en unas jornadas finales, en las que portavoces y expertos, ponentes cualificados en la materia, resuman las respuestas y las preguntas, y si es posible, las soluciones y caminos por los que debemos avanzar.

Todo este inquietante material, las ponencias y las resoluciones finales se editarán y publicarán en lo que serán "la segunda controversias de Valladolid".

  Entre los objetivos finales, estará la creación en Valladolid de un Instituto-Observatorio Permanente sobre la vigencia y cumplimiento de los Derechos Humanos, con una incidencia específica en Europa y desde Europa, y del papel que Europa ha de desempeñar en la construcción del Universo humano.