PROYECTOS DE INVESTIGACIÓN VINCULADOS AL INSTITUTO   
 

 

LOS TALLERES ARTÍSTICOS DE LAS CATEDRALES CASTELLANAS EN EL ÚLTIMO PERIODO GÓTICO (1430-1530)

Proyecto de investigación subvencionado por la Junta de Castilla y León
(VA-114/04)

memoria =>
    objetivos =>
        investigadores =>

 

    Resumen del Proyecto    

Este proyecto de investigación persigue el conocimiento del funcionamiento de los talleres artísticos de las últimas grandes fábricas góticas, entendidas éstas como las grandes empresas de producción artística de la época, verdaderos centros de experimentación y aprendizaje. El amplio colectivo artístico encargado de materializar la gran obra gótica apenas cuenta con estudios globales y actualizados que indaguen en aspectos tales como métodos de contratación, salarios, aprendizaje, habilidades de los maestros europeos llegados a Castilla a mediados del siglo XV; del mismo modo poco se conoce sobre las competencias de los diferentes profesionales integrantes del taller (aparejadores, oficiales, entalladores, aprendices y criados, etc.). El conocimiento de aspectos tales como la importancia conferida al dibujo arquitectónico o la enseñanza de la talla especializada pueden ayudarnos a explicar muchos aspectos de la arquitectura tardogótica castellana, como el tandem construcción/decoración (valorando este aspecto según los focos artísticos), etc. El enfoque global planteado permite abordar el fenómeno de la catedral gótica como la mayor empresa artística colectiva del periodo; la obra de estos arquitectos, escultores, pintores, plateros, retablistas o canteros supone una de las páginas más interesantes del arte de Castilla y León.
    El proyecto indaga de manera especial en las habilidades de los maestros norteños, transmitidas -gracias al trabajo de taller- a los artistas -arquitectos, canteros y entalladores- de finales del siglo XV. La historiografía tradicional ha venido atribuyendo a éstos maestros especiales capacidades para dedicarse tanto a labores de arquitectura como de escultura, el dominio absoluto sobre el trabajo de la piedra, demostrando su capacitación tanto para labores constructivas como decorativas. Las aún confusas biografías artísticas de las dinastías de los extranjeros Egas, Colonias y Guas así lo ponen de manifiesto, e incluso las de artistas de generaciones anteriores (caso de maestre Jusquín). Por ello, dedicaremos una especial atención al estudio de estas figuras del tardogótico castellano (Hanequin Coeman de Bruselas, Egas Coeman, Antón y Enrique Egas, Juan Guas, Juan y su hijo ya español Simón de Colonia, etc.), sobre las que aún hoy no existen trabajos monográficos, debiendo aún regirnos por la bibliografía de los años 50 del siglo pasado. En el estudio directo de las fuentes documentales y la recopilación y análisis bibliográfico encontraremos ejemplos ilustrativos de arquitectos-escultores (o, en la terminología de la época, canteros-entalladores). El proyecto pretende establecer la verdadera naturaleza de estas intervenciones: recalcar la importancia de la arquitectura por encima de la escultura (entendida ésta como ornamentación escultórica) en estos momentos finales del siglo XV, por lo que generalmente quedará su dirección en manos de arquitectos, siendo éstos los que "dan forma", mientras encargan su realización material a entalladores e imagineros, especialidades entonces muy solicitadas dada su escasez. Los mundos de la arquitectura/construcción y la escultura/decoración, la tan traída concepción unitaria de imaginería y mazonería en el mundo gótico, no parece responder así a conceptos como el de "integración de las artes", sino a otros meramente prácticos basados en la jerarquización del trabajo de taller, la preeminencia de lo constructivo sobre lo decorativo y en la dirección unitaria de las obras, un hecho común en la Europa del momento. Otro aspecto relevante lo constituye el dibujo de arquitectura; resulta significativo que los escasos dibujos de arquitectura conservados correspondan a estos artistas extranjeros llegados a Castilla a mediados del siglo XV: tal es el caso de las trazas de maestre Carlín para la fábrica barcelonesa, el diseño de Egas Coeman para el sepulcro de Alonso de Velasco en el Monasterio de Guadalupe (1467) o el de Juan Guas para la cabecera del Monasterio de San Juan de los Reyes, en Toledo (1478).
La escultura y pintura del periodo tardogótico alcanzó un especial desarrollo en las fábricas castellanas; el proyecto pretende analizar el funcionamiento de los talleres dedicados a los trabajos de talla, pintura, retablística, vidrieras, manuscritos, platería y todo aquello relacionado con el ornamento de una gran catedral gótica. La relación de estos talleres y sus artistas con el devenir de los grandes talleres de cantería, la dirección y el encargo de las obras, la financiación y las biografías de artistas como Alejo Fernández, Pedro Berruguete, Rodrigo Alemán, Bartolomé Bermejo, Juan de Borgoña, el maestro Copín de Holanda, Juan de Flandes, el Maestro de Ávila, Lorenzo Mercadante de Bretaña, Alonso de Sedano, y un largo etcétera, ocuparán un lugar destacado en la investigación.

Antecedentes y Estado de la Cuestión

Para el caso español apenas existen estudios sobre esta materia (no es el caso de los estudios sobre los talleres góticos de Estrasburgo, Milán, Viena o Praga y de historiadores como Recht, Kimpel o Casanelli), si bien se advierte un creciente interés por el tema. Respecto a la arquitectura, en la última década Juan Clemente Rodríguez Estévez dedicó su tesis doctoral al estudio de los canteros de la Catedral de Sevilla; María Teresa Cortón de las Heras estudió la construcción de la Catedral de Segovia, Pilar García Cuetos indagó en una dinastía de arquitectos tardogóticos a la sombra de la Catedral de Oviedo (Los Cerecedo), Ana Castro Santamaría estudió al arquitecto Juan de Álava, Gema Palomo indagó en el taller de la Catedral de Cuenca y Begoña Alonso se dedicó a Los Rasines, formados en el ámbito de influencia de Simón de Colonia, Juan Gil de Hontañón y Felipe de Bigarny. Respecto a las artes plásticas, aunque existen numerosos estudios locales y regionales que se han centrado en artistas singulares, en el estudio pormenorizado de pequeñas comarcas o en el estudio monográfico de edificios destacados. Urge abordar un estudio global que sea capaz de poner en relación la actividad profesional de todos estos artistas en el marco general de una catedral gótica, entendida ésta como la mayor empresa artística del periodo.
    Centrándonos en el caso castellano-leonés, en los primeros años del siglo XX las investigaciones artísticas fueron abordadas de manera global sin apenas referencias documentales por investigadores extranjeros y españoles -Weise, Proske, Post, Martínez Sanz, López Mata,...-. Con posterioridad, las investigaciones se han realizado dentro de un marco regional o provincial muy acotado en el tiempo o en la tipología, cuyo beneficio ha sido el expurgo documental y el establecimiento de las principales personalidades y talleres -Ibáñez Pérez, Martín González, Silva Maroto, Andrés Ordax, García Chico,...-. La experiencia de las diferentes exposiciones y catálogos de Las Edades del Hombre desde 1988, ha puesto de manifiesto el inmenso patrimonio atesorado en las diócesis castellano-leonesas, estudiado desde la perspectiva de obras singulares. 
Aún así, aún sabemos poco de los artistas del tardogótico castellano, historiográficamente olvidados en beneficio de sus compañeros góticos o renacentistas. Recientes publicaciones (como la obra de Rafael Cómez Ramos Los constructores de la España medieval -2001- o las Actas del Congreso Internacional sobre Gil Siloe y la escultura de su época. Burgos, 2001) han puesto de manifiesto la necesidad de llevar a cabo investigaciones sobre los artistas del siglo XV castellano, apenas conocidos en la actualidad. El estudio de estos artistas tardogóticos se puede afrontar desde la perspectiva de un estudio monográfico sobre sus actividades profesionales, si bien creemos que resulta más interesante afrontarlo desde el conocimiento del trabajo del taller catedralicio, abriendo una nueva línea de investigación en la historiografía española, para así poder explicar aspectos que quedarían al margen desde otra perspectiva (el trabajo de la talla, la transmisión de conocimientos, la jerarquización del taller, el dibujo de arquitectura, salarios, itinerancia, cuadrillas, etc.).

 

   Objetivos

La investigación sobre el funcionamiento de los grandes talleres artísticos tardogóticos contribuye no sólo al conocimiento del arte tardogótico español, sino también a definir aspectos tales como la figura del arquitecto del siglo XV o los métodos de trabajo y aprendizaje en los diferentes oficios artísticos (escultura, pintura y artes decorativas). El tardogótico es quizá uno de los fenómenos de la Historia del Arte menos estudiados y de menor fortuna crítica dada la excepcional importancia historiográfica que se ha concedido, y aún hoy se concede, a los dos estilos artísticos que lo enmarcan: el Gótico y el Renacimiento. El problema adquiere aún mayor complejidad si añadimos a estas consideraciones conceptos tales como el de "Renacimiento septentrional". Analizando las polémicas relacionadas con el "problema del Renacimiento" y con el concepto de "Renacimiento septentrional" se constata la escasa o nula importancia concedida a las innovaciones en la arquitectura europea del siglo XV. La aproximación historiográfica a este concepto se ha realizado desde muy diversos puntos de vista a lo largo de los dos últimos siglos. En términos generales, podemos considerar que el concepto de tardogótico saltó a la palestra tras el de Renacimiento, como consecuencia de la contraposición de mundo medieval y mundo moderno (entendido éste como "clásico"). Llegaron los nacionalismos historiográficos, el exclusivismo grecorromano y la rehabilitación del estilo en las décadas de 1950 y 1960. A partir de ese momento se han mantenido vivas y han cohabitado en el contexto general europeo, y particularmente en el español, las dos corrientes de interpretación de la arquitectura tardogótica: ésto es, la que considera su modernidad y la que defiende su carácter de ocaso de la arquitectura gótica. Ambas, sin embargo, coinciden en señalar dos conceptos fundamentales: la pluralidad estilística y la idea de renovación europea en torno a 1400.

Si bien el fenómeno ha sido suficientemente estudiado en el ámbito europeo, para el caso español aún hoy existen importantes lagunas. Resultan imprescindibles estudios que aborden el fenómeno de tardogótico no ya exclusivamente desde una perspectiva estilística; por ello se hacen necesarios estudios que indaguen en problemas tales como los conocimientos teóricos y prácticos de los profesionales, las competencias específicas de cada cargo dentro de la jerarquización de los talleres  o la transmisión de los conocimientos entre los profesionales del taller.

 La recopilación documental permitirá escribir las biografías de los más destacados artistas del periodo estudiado en Castilla y León, construyendo la primera base de datos biográfico-artística de la Comunidad y creando con ello una herramienta de trabajo de primer orden, imprescindible para la investigación histórico-artística.

Por ello, la investigación se plantea los siguientes objetivos:

1. Definir el funcionamiento de un gran taller artístico de finales del gótico, para lo que se debe establecer el papel jugado en el organigrama por cada estamento profesional (maestro, oficiales, criados y aprendices de cada especialidad artística). Para ello se pretende:
- Establecer las características del arquitecto del siglo XV. La figura del arquitecto se aborda desde diferentes perspectivas; por un lado, el estudio del papel jugado por el dibujo arquitectónico y de su plasmación en la obra (importancia de trazas, viajes, peritajes e informes, etc.). Por otro, se estudia su relevancia profesional (cargos, nombramientos, mercedes, etc.) y social (fundación de capillas, retratos, bienes, etc.).    
- Valorar la importancia de los entalladores en estos talleres catedralicios, tratando para ello de solucionar el problema de la indefinición terminológica que afecta a este colectivo. Establecer sus pautas de aprendizaje y sus modos de producción a diferencia de los especialistas (desbastadores y asentadores) en los aspectos constructivos, mucho mejor conocidos.
- Establecer las características de la figura del aparejador en la fábrica gótica: competencias del cargo, formación y posterior carrera profesional independiente, etc.
- Dentro del estudio de las cuadrillas integrantes de los talleres catedralicios, se pretende determinar la procedencia geográfica de sus miembros, para poder establecer así el comienzo de fenómenos tales como el de la cantería para algunas poblaciones cántabras y vascas. El estudio también pretender conocer las habilidades y competencias de los diferentes especialistas de la piedra (desbastadores, asentadores, etc.) para poder establecer diferencias en los modos de producción (tipos de contratos, salarios, etc.).
- Conocer los mecanismos de aprendizaje y formación los diferentes oficios artísticos a través del estudio de un gran taller catedralicio, valorando la importancia de los conocimientos teóricos y/o prácticos a través de la búsqueda de referencias acerca de "libros de cortes de traças" o similares.

2. Establecer las incidencias de los comitentes (obispos y cabildo catedralicio, reyes, nobleza y particulares) en el trabajo del taller para establecer el grado de independencia de los artistas respecto a otro tipo de obras. El estudio también persigue analizar el fenómeno del "gusto" tardogótico dentro de la élite religiosa castellana y valorarlo en su justa medida frente al fenómeno renacentista castellano.

3. Redacción de una base documental a partir del expurgo realizado en los archivos y la consulta bibliográfica. Se trata de uno de los objetivos prioritarios puesto que la recopilación documental permitirá crear  una herramienta de trabajo de primer orden, imprescindible para la investigación histórico-artística.

 

    Investigadores    

BEGOÑA ALONSO RUIZ

Doctora en Historia del Arte por la Universidad Autónoma de Madrid. Su actividad investigadora se ha centrado en el mundo de la cantería cántabra de la Edad Moderna. Sobre ese tema defendió su memoria de licenciatura en 1991, publicada con el título El arte de la Cantería. Los maestros trasmeranos de la Junta de Voto (Santander, 1992). El objetivo de este trabajo era el análisis de los problemas fundamentales de la cantería de los siglos XVI al XVIII: el aprendizaje, la itinerancia, los métodos de producción artística, el diseño arquitectónico, etc. La recopilación documental de las biografías de los canteros cántabros ocupó también buena parte de estos años (Artistas cántabros de la Edad Moderna, -Santander, 1991- y numerosos artículos y comunicaciones a congresos). En Una familia de arquitectos góticos en el renacimiento español: los Rasines (Tesis doctoral, 2000, publicada como Arquitectura Tardogótica en Castilla, los Rasines en 2003) se planteaba un nuevo paso en la investigación sobre los artistas de la piedra: ahora el tema central era el mundo de la arquitectura tardogótica (su renovación y pervivencia) a través de una dinastía de arquitectos vinculados a los Condestables de Castilla, los Rasines. Tras ser profesora del Dpto. de Historia Moderna y Contemporánea de la Universidad de Cantabria, fue seleccionada como  Investigadora del Programa "Ramón y Cajal" del Ministerio de Ciencia y Tecnología en su primera convocatoria de 2001 para desarrollar la investigación sobre Juan Gil de Hontañón y la arquitectura del Tardogótico castellano. Desde entonces trabaja en el Instituto Universitario de Historia "Simancas" de la Universidad de Valladolid, donde desarrolla su actividad investigadora y docente.

JULIO J. POLO SÁNCHEZ

Doctor en Historia por la Universidad de Cantabria (1989), es desde 1990 Profesor Titular de Historia del Arte en esa Universidad. Autor de los libros La escultura barroca en Cantabria (1990), Arte Barroco en Cantabria. Retablos e imaginería (1991) La escultura romanista y contrarreformista en Cantabria (1994) y El retablo mayor de Cicero. Historia y Restauración (1996), ha colaborado en varias obras colectivas como Guía del Arte en Cantabria (1988), Artistas Cántabros de la Edad Moderna (1990), Catálogo Monumental del Municipio de Ribamontán al Monte (1993), El Valle de Soba. Arte y heráldica (1995), Historia de Cantabria. Un siglo de Historiografía y Bibliografía (1995), La catedral de Santander. Patrimonio Monumental (1997), Catálogo Monumental del Ayuntamiento de Liérganes (1997), Cantabria: de la Prehistoria al Tiempo p resente (2001), Arte en Cantabria: Itinerarios (2001), La Catedral de Santander: recuperación de un monumento olvidado (2002), Cantabria, Guía Cultural (2002) y Medio Cudeyo. Catálogo Monumental (2003) En la actualidad es coordinador editorial del Catálogo del Patrimonio Cultural de Cantabria, cuyos tres primeros volúmenes ya han sido editados ( La Merindad de Trasmiera I -2000- La Merindad de Trasmiera II -2001- y Santander y su entorno -2002-) Es, asimismo, autor de artículos de investigación sobre el Arte Español de la Edad Moderna. Ha sido becado por diferentes entidades públicas y privadas (Ministerios de Cultura, Ciencia y Tecnología, Consejerías de Cultura y Educación del Gobierno de Cantabria, Junta de Castilla Y León, Caja Cantabria, Institución Mazarrasa, Fundación Marcelino Botín, Fundación Carolina...). En 1995 el Gobierno de México le concedió la beca especial de investigación "Genaro Estrada". Actualmente es director del Departamento de Historia Moderna y Contemporánea de la Universidad de Cantabria, vocal en la Comisión Regional de Patrimonio Mueble y Museos, asesor de la Delegación Diocesana de Patrimonio Cultural y miembro de la redacción científica de la revista "Trasdós".

 

  <= volver a proyectos de investigación