LABORATORIO DE VENTILACIÓN

El Laboratorio de Ventilación se emplaza en la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de la Universidad de Valladolid. Sus propósitos se enmarcan en las actividades de investigación e innovación para el control y la gestión de la calidad del aire en los edificios. Se plantea el estudio del comportamiento del aire que es empleado para conseguir unas cualidades básicas del ambiente interior que aporten a los ocupantes higiene y confort. 

El análisis de la capacidad de la ventilación es intrínseca a la evaluación de la eficiencia energética del edificio. La calificación de la eficiencia de la renovación del aire y especialmente de su distribución contribuye a mejorar el balance energético total del edificio. Dentro de los valores propios del laboratorio se encuentra el objetivo fundamental de aunar el diseño arquitectónico con los conceptos aerodinámicos que intervienen en la calidad de la renovación. 

Las líneas de investigación seguidas en el laboratorio pasan por: evaluar la calidad del aire y la eficiencia de la ventilación en el interior de los espacios ocupados; analizar el impacto de la renovación del aire en el exterior que es suministrado a los espacios interiores; cualificar el impacto de las infiltraciones en el proceso de ventilación natural y; estudiar nuevas propuestas de diseño, sistemas y equipos que mejoren las condiciones de habitabilidad de las construcciones.  

El laboratorio de ventilación de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura surge de la necesidad de mejora de las condiciones de confort y salubridad del aire en el interior de los espacios ocupados y se centra en su investigación basada en cuatro líneas coplanares: calidad del aire interior; renovación del aire exterior; conductos y; ventilación debida a las infiltraciones incontroladas. Estas líneas siguen un argumento común para alcanzar los objetivos marcados para la mejora de las condiciones de la habitabilidad de los ocupantes. 

La estrategia de investigación pasa por analizar de qué manera la forma arquitectónica colabora en la calidad del aire y su distribución en los espacios habitables. Para esto se requiere el empleo de indicadores que permitan evaluar y cuantificar de forma objetiva la idoneidad de las características y propiedades del aire para su uso por parte de los ocupantes de las construcciones. 

Entre las instalaciones del laboratorio de ventilación se cuenta con un extenso catálogo de equipos y medios para la evaluación de la dinámica y la calidad del aire tanto en el interior como en el exterior de los edificios. La infraestructura constituyente del laboratorio integra diversos medios técnicos para el análisis real de la dinámica del aire en el interior de los espacios habitables y en los conductos verticales. Otros son capaces de simular a escala el aire en los espacios exteriores que conforman los entornos urbanos.Todo ello equipado con la instrumentación adecuada así como el mejor soporte informático de CFD (Computational Fluid Dynamics) para modelos virtuales.